Titular noticias

Imposible mantener la competitividad sin equipos diversos

Martes 20 Septiembre 2016

La sociedad británica fuerza al gobierno a dar marcha atrás en su propuesta para la elaboración de listas de trabajadores extranjeros en las empresas del país. Las diferentes opiniones vertidas por los afectados por la medida, especialmente empresarios, han hecho ver al gobierno la importancia de los equipos diversos.


 

El pasado mes de octubre el gobierno británico lanzaba una propuesta para la elaboración de listas de trabajadores extranjeros en las empresas del país. Las críticas a esta postura del gobierno no se hicieron esperar, recibiendo calificaciones de vergonzosa, incluso fascista y destacando que la mera proposición realizada podría matar la reputación del Reino Unido como una economía abierta y emprendedora. Políticos, empresarios, emprendedores, medios de comunicación, científicos y, en general, la mayoría de la sociedad tomó partido en contra de la propuesta, lo que propició que el gobierno diera marcha atrás en menos de una semana.

La propuesta no solamente es absurda, éticamente hablando, en una sociedad moderna, sino que incluso no tienes ni pies ni cabeza desde un punto de vista económico, que es la excusa utilizada por el gobierno para tratar de incrementar la tasa de empleo de los británicos. Son numerosas las opiniones que han manifestado que la exclusión de los inmigrantes de la fuerza laboral del país únicamente serviría para incrementar la pobreza del mismo. Los resultados obtenidos por grupos diversos son, sin lugar a dudas, mucho mejores que los obtenidos por grupos homogéneos. Las necesidades de las empresas no entienden de porcentajes de trabajadores extranjeros, sino que necesitan ser cubiertas por personal con la cualificación adecuada independientemente de su procedencia.

Tim Thomas, director de política de empleo en la EEF (organización de los fabricantes del Reino Unido), indicó: "Irónicamente, en un momento en que el gobierno dice que quiere ofrecer oportunidades a todos y promover la inclusión, esta propuesta será divisoria y perjudicial para la fuerza de trabajo diversa y multicultural del Reino Unido”. Esta diversidad y multiculturalidad es uno de los estandartes de la economía británica, que se vería totalmente afectada por una postura xenófoba del gobierno.

Mike Cherry, presidente de la FSB, federación nacional de trabajadores autónomos, dijo: "El Reino Unido ha sido un imán global para el talento, lo cuál debe ser considerado por los ministros. La capacidad de contratar a las personas adecuadas para el trabajo correcto es importantísima”.

En el mismo sentido Russ Shaw, fundador de Tech Advocates de Londres, dijo: "Esta reaccionaria propuesta restringiría el acceso al talento global, lo que va en contra de todo lo que se está haciendo para construir un centro de tecnología global que rivalice con Silicon Valley”. Sin lugar a dudas el Sr. Shaw da en el clavo, ya que centros tecnológicos como Silicon Valley son un claro referente en equipos diversos, en los cuales se multiplica la creatividad y  se pone de manifiesto que las competencias y habilidades no entienden de nacionalidades.