Titular noticias

Los migrantes contribuyeron aproximadamente con 6,7 billones de dólares, un 9,4 % al PIB mundial en 2015.

Jueves 22 Diciembre 2016

El último informe de McKinsey Global Institute “People on the Move: Global Migration´s Impact  and Opportunity” concluye que la inmigración genera claros y significativos beneficios económicos a las economías de los países de acogida, y que  una integración más efectiva de los inmigrantes podría aumentar esos beneficios.

Los países que dan prioridad a la integración, aprovechan al máximo este potencial para mejorar los resultados de sus economías y sociedades, así como para mejorar la situación de los propios inmigrantes.

En este estudio se estima que los migrantes contribuyeron aproximadamente con, 6,7 billones de dólares, o 9,4 % al PIB mundial en 2015, unos 3 billones más
de lo que habrían producido en sus países de origen. América del Norte capturó hasta 2,5 billones de dólares de esta producción, Mientras que hasta 2.3 billones de dólares fueron a Europa Occidental.

Más del 90% de los 247 millones de migrantes transfronterizos del mundo se trasladaron voluntariamente, principalmente por razones económicas. El 10 por ciento restante son refugiados y solicitantes de asilo que han huido a otro país para escapar del conflicto y la persecución. Aproximadamente la mitad de estos 24 millones de refugiados y solicitantes de asilo se encuentran en Oriente Medio y África del Norte, lo que refleja el patrón dominante de desplazamiento hacia un país vecino.


Una mejor integración económica, social y cívica se traduciría en un aumento de $ 800 mil millones a $ 1 billón en producción mundial anual.
El éxito o el fracaso de la integración en áreas como el empleo, la educación, la salud y la vivienda, son elementos determinantes sobre los que todos, como sociedad, debemos trabajar.