Titular noticias

Defendemos los valores de la EU. Carta a los Jefes/as de Estado

Miércoles 8 Marzo 2017

Red Acoge junto con 150 organizaciones de la sociedad civil apoyadas, colectivamente, por decenas de miles de personas en toda Europa, que trabajamos con los más desfavorecidos para aliviar la pobreza, proporcionar asistencia y defender los derechos de las personas. Pedimos a los dirigentes para que defiendan los derechos y valores que han constituido los principios fundadores de la Unión Europea

Ante el populismo xenofóbico en alza en toda Europa y en el mundo, queremos hacer un llamamiento a los dirigentes para que defiendan los derechos y valores que han constituido los principios fundadores de la Unión Europea durante más de 60 años. Juntos, tenemos que evitar que las preocupaciones legítimas que puedan surgir de la gestión de la inmigración sean tergiversadas y utilizadas para hacer descarrilar el proyecto europeo.
 
Somos testigos a diario de la solidaridad de muchos hacia las personas que están huyendo de guerras brutales, persecución, violaciones de derechos humanos, inestabilidad y pobreza extrema. Estamos viendo cómo, en toda Europa y en el mundo, la gente da la bienvenida a refugiados e inmigrantes en sus comunidades, abriendo la puerta de sus casas y donando dinero, bienes materiales y tiempo para ayudar. Sólo esta semana, muchos de ellos han viajado a Bruselas para pedirles que cumplan con sus compromisos de reubicar a los solicitantes de asilo que se encuentran en Grecia, y de “Traerlos Aquí”. También oímos a gente expresando sus preocupaciones con respecto al futuro, pidiendo a sus gobiernos que muestren su liderazgo y respondan a la llegada de un número cada vez mayor de personas.
 
Estamos orgullosos del compromiso europeo con la ley internacional y los derechos humanos, y confiamos en ustedes para fomentar y promover este compromiso en sus propios países y en el extranjero. Sin embargo, cuando un gran número de personas necesitadas llegaron durante el verano de 2015, Europa no fue capaz de responder con humanidad, dignidad y solidaridad. A día de hoy, las naciones europeas no están dispuestas a responder de acuerdo a sus obligaciones bajo las leyes internacionales y europeas, respondiendo, al contrario, con políticas que mantienen a estas personas lejos y fuera de la vista.
 
Les hemos escuchado repetir, una y otra vez, su compromiso con los valores europeos – el respeto por la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el estado de derecho y los derechos humanos. Pero esperamos ver todo eso reflejado también en sus acciones. Demasiados líderes han estado preocupados en parar a las personas antes de que consiguieran llegar a Europa, corriendo el riesgo de reducir el acceso a la protección que muchos de ellos necesitan.
 
Ustedes tienen la responsabilidad de gestionar la inmigración de una manera más justa y que aborde las preocupaciones legítimas de los ciudadanos. De una manera que esté basada en principios y hechos, y no en la retórica populista. Demostrar su fuerza no significa rechazar a aquellos que más lo necesitan. Demostrar su fuerza está en avanzar por una vía que defienda sus propios valores.
 
Asimismo, si la UE y sus Estados miembros quieren seguir siendo vistos como actores internacionales creíbles no pueden seguir cerrando sus fronteras a los inmigrantes y refugiados, abandonando a miles de personas en condiciones inhumanas en las islas griegas o en zonas de conflicto y fuera de control como Libia, mientras países como Turquía, Jordania y Líbano siguen recibiendo millones de refugiados. Este tipo de decisiones tienen consecuencias de vida o muerte, y si continúan bajando el listón, otros países en todo el mundo seguirán su ejemplo.
 
En vez de contrarrestar el auge del populismo xenófobo, la respuesta de Europa ha sido demasiadas veces la de copiar sus recetas. Pero un enfoque basado en la disuasión y el cierre de fronteras no puede prevalecer sobre una política efectiva de largo plazo. Esperamos que actúen como estadistas, que se alcen en favor de la humanidad y la dignidad, y que aborden las inquietudes de la gente en vez de alimentarlas. Esperamos políticas de inmigración que sean sostenibles a largo plazo y capaces de garantizar el respeto de los derechos de las personas en lugar de ponerlas en peligro. Esto incluiría crear rutas más seguras y regulares hacia Europa, como los visados humanitarios y otros visados, aumentar el número de plazas de reasentamiento y mejorar el acceso a programas de reunificación familiar, así como mejorar la movilidad de los trabajadores, de todos los niveles de cualificación. Las preocupaciones globales como los conflictos y la inestabilidad, la pobreza, la desigualdad y el cambio climático deben seguir siendo una prioridad en la agenda europea.
 
Tanto ustedes como sus gobiernos deben valorar los efectos de sus políticas sobre los derechos humanos y las condiciones de vida de mujeres, hombres y niños migrantes, así como el sólido compromiso de Europa por la defensa de estos derechos y la mejora de las vidas de las personas.
 
Cuando están a punto de cumplirse los 60 años de la Unión Europea, les pedimos que muestren solidaridad, respeto por la humanidad y la dignidad de las personas, además de responsabilidad. Les pedimos que demuestren ser los verdaderos líderes e inspiradores que necesitamos para el futuro. Nuestro compromiso con los valores fundamentales de la Unión Europea no puede titubear ahora. Sólo una Europa que realmente defienda sus valores puede convertirse en un líder fuerte y creíble en un mundo sacudido por un creciente populismo y los llamados “hechos alternativos”.
 
La historia de Europa está llena de personas que han sido forzadas a huir de sus casas por la guerra y la persecución. El trabajo que han hecho las naciones europeas para desarrollar y proteger los derechos de las personas durante los últimos 70 años no puede perderse. Sólo una Europa que defiende los derechos de todas las personas, sin excepción, es una Europa que puede estar orgullosa de sí misma. 

Mas sobre el tema: EU , inmigración , política