INMIGRACIONALISMO

"Inmigrante ilegal" o "Avanlancha de inmigrantes" son ejemplos de inmigracionalismo. El buen periodismo huye del sensacionalismo para ofrecer una información veraz y ajustada a los hechos. Sin embargo, de forma casi inconsciente, se cuela en las noticias que tratan la inmigración una serie de expresiones y planteamiento que son en sí mismos una forma de sensacionalismo.

Desde Red Acoge trabajamos el tratamiento de los medios de comunicación sobre procesos migratorios a través del programa de 'Inmigracionalismo', financiado por el Fondo de Asilo, Migraciones e Integración y por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.  Un equipo de 8 personas analizamos y corregimos  noticias de medios de comunicación y llevabamos a cabo procesos de sensibilización, que consideramos fundamentales para poder transformar la sociedad. 

Seguimos tres criterios fundamentales para poder realizar una análisis reposado sobre la situación actual del periodismo en temas de migración: 

Uso de fuentes. El análisis de las noticias tendrá en cuenta el uso de las fuentes para su redacción, teniendo en cuenta que una única versión de los hechos constituye una visión sesgada de la realidad.

Respeto a la dignidad e intimidad en la utilización de imágenes:  La necesidad de acompañar con una imagen justa a un artículo, incluso contextualizado y con un uso correcto del lenguaje, es de vital importancia para evitar la creación de estereotipos a primera vista por parte del lector o lectora.

Uso del lenguaje: Durante los años anteriores hemos centrado nuestro objetivo en el uso excesivo de la palabra “ilegal” para referirse a las personas inmigrantes. Según el informe del Relator Especial sobre los derechos humanos de los inmigrantes sobre una agenda 2035, en el objetivo 7 se cita “Aunque los migrantes que llegan a los países de destino sin documentos puedan ser considerados migrantes en situación irregular, indocumentados o no autorizados, no han cometido ningún delito penal…. Calificar a alguien de esta manera lo deshumaniza.”.

Y nos centramos en tres enfoques principales: 

Enfoque de derechos humanos:

A través del enfoque de derechos humanos pretendemos garantizar la comprensión de que la vulnerabilidad frente a la violencia es una condición creada por la falta o la negación de derechos, conscientes de que el equilibro de poderes es una condición necesaria para el ejercicio de los derechos humanos.

Es fundamental entre personas, géneros, comunidades y naciones, conocer y apropiarse de tener derechos, ejercerlos, y defenderlos y la construcción de una cultura de respeto a los derechos humanos. Desde este programa, trabajamos en la construcción de una cultura de respeto desde los medios de comunicación a los derechos humanos. 

Enfoque de género:

Las mujeres migran, son refugiadas por motivos de género, refugiadas por orientación sexual, refugiadas por violencia de género, refugiadas por trata, matrimonios forzados, mutilación genital femenina. Son procesos migratorios condicionados por circunstancias concretas y que normalmente están invisibilizados. El tratamiento que se da a este particular proceso migratorio se ve condicionada por la doble discriminación de migrante y mujer. La prensa transmite una imagen vinculada a problemas de índole social y con ausencia de perspectiva multicultural, que ayuda a estereotipar a la mujer reduciéndola a un único perfil, cultura o religión, lo que puede generar rechazo en el lector o lectora. Este enfoque, al igual que el de derechos humanos, es transversal a todo el proyecto. 

Enfoque intercultural:

La incorporación de la perspectiva intercultural hace referencia a la necesidad de incorporar la diversidad cultural y el respeto a la diferencia como un valor de enriquecimiento. En este sentido, se tiene presente que las personas de distintas culturas tienen diferentes marcos de referencia y que es necesario la aproximación al “otro/a” desde el conocimiento mutuo en un plano de igualdad.

En este proyecto tenemos en cuenta las actitudes "no asimiladoras", el respeto a las diferencias, dar igual valor a todas las representaciones y manifestaciones culturales y la multiplicidad de los códigos culturales de las mujeres.